Reportaje: Nuestra gran apuesta para prevenir el consumo de drogas

Representantes del Ejército nos visitan en busca de voluntarios
11 agosto, 2017
Nuestra Biblioteca, remozada con nuevos computadores
25 agosto, 2017

Este año nuestro establecimiento optó por realizar cambios fundamentales para hacer frente a uno de los temas más complejos que cruzan de manera transversal la sociedad chilena: la prevención del consumo de drogas.

El Colegio adquirió un acuerdo formal con ‘SENDA Previene’; ha impulsado actividades y charlas directamente en las salas de clases, y cuenta con el apoyo constante de profesionales que se dedican casi exclusivamente a este tema.

 


Este año 2017, el Colegio Novo Horizonte apostó por realizar cambios fundamentales para hacer frente a uno de los temas más complejos que cruzan de manera transversal la sociedad chilena: la prevención del consumo de drogas.

Desde el año pasado, nuestro establecimiento está trabajando de manera conjunta con SENDA, (Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol), entidad del Gobierno responsable de elaborar las políticas de prevención del consumo de estas sustancias, así como el tratamiento, la rehabilitación e integración social de las personas afectadas.

Desde el año pasado que varios profesionales -Un sicólogo, un sociólogo y un asistente social- han trabajado arduamente en la creación y desarrollo de una política preventiva, que permita hacer frente a un problema real y que afecta a casi todos los niveles educacionales de nuestra comuna.

Gracias a esa preocupación, este año se decretó un acuerdo formal entre nuestro Colegio y SENDA, firmado por la Directora María Valenzuela Romo, con lo que nuestro establecimiento se transformó en uno de los 13 Colegios de la comuna que trabajan directamente con este organismo gubernamental. Hay línea directa con profesionales de esta entidad, quienes vienen a nuestro Colegio, aplican encuestas, hacen un diagnóstico y proponen un plan a seguir.

Por eso se decidió realizar la “Semana de la Prevención”, una actividad para visibilizar este plan. Así, el día lunes 24 de abril se realizó la “Feria Preventiva”, en la que se diversas organizaciones de la Municipalidad de Quilicura visitaron nuestro Colegio para dar a conocer lo que hacían. Hubo representantes de la Casa de la Mujer, el Depto. de Deportes, Diversidad Sexual y Género, OPD, SENDA Previene, la Oficina de Migrantes, y Pueblos Originarios, entre otras organizaciones sociales.

“La idea era que los alumnos sepan los servicios que existen para ellos en la comuna y que muchas veces no conocen, porque la prevención no sólo tiene que ver con la droga en sí, también está vinculado a una persona que se cuida a sí misma, ya sea haciendo deportes o realizando otro tipo de actividades. Eso es muy relevante”, explica Pablo Schiappacasse, sociólogo que ha trabajado directamente en este tema desde que trabaja en nuestro establecimiento.

“Fue algo muy simbólico, porque el Equipo de Convivencia Escolar no sólo cuenta con las dos o tres personas que trabajamos acá adentro, sino que también tiene una amplia red de apoyo de organizaciones con las que se trabaja directamente”, agrega el sociólogo.

LOS APORTES DE LAS CLASES DE RELIGION Y ORIENTACION

El tema de la prevención del consumo de drogas es global y afecta no sólo a jóvenes de Quilicura, sino que de todo Chile. Por eso que nuestro Colegio -a través del Depto. de Convivencia Escolar- ha apostado por realizar diversas actividades, vinculadas a instituciones y organizaciones externas, pero también con quienes comparten diariamente con los alumnos: los profesores.

Por ejemplo, se ha realizado un trabajo conjunto con el Departamento de Religión, ya que en sus clases se van a realizar actividades entre 7º Básico y 4º Medio, trabajando directamente con los profesores de esta asignatura, que también fueron capacitados por SENDA.

Pero también se han trabajado conceptos en la clase de Orientación. Allí, el apoyo de los profesores jefe ha sido fundamental y los resultados han sido muy positivos. De hecho la mayoría de los Docentes se mostró satisfecho por la actividad, pues les otorgó un do de cercanía mayor con sus alumnos.

En 7º y 8º se trabajaron los conceptos de respeto, comunicación sana, y la idea del respeto por uno mismo. Los Primeros trabajaron el autocontrol de impulsos. También se realizó un Taller de Meditación, para que se concentraran en su respiración, entre otros ejercicios.

DERRIBANDO MITOS

 Hay muchos mitos sobre las sustancias nocivas que los jóvenes consumen. Los profesionales que trabajan en nuestra institución se han visto sorprendidos por la cantidad de falsedadedes que existen en torno a este tema. Por ejemplo, algunos estudiantes creen que la marihuana “hace bien”, que es una “sustancia medicinal” o incluso que “previene enfermedades”.

Por eso, en los Segundos Medios, se eligió destruir estos mitos, con información científica. “En los Segundos trabajamos los mitos sobre la marihuana y fue algo muy complicado. Ellos quieren que uno les hable sólo lo positivo, pero si les dices cosas malas, no lo aceptan. Tenían mucha resistencia a escuchar otra opinión y el problema es que hay mucha desinformación”, opina el sicólogo Patricio Sampen.

Finalmente, los Terceros Medios recibieron la visita de profesionales de SENDA, que realizaron charlas. La metodología fue bien interactiva y lo bueno es que muchos niños estuvieron interesados en aprender del tema. Con los Cuartos Medios en tanto, se trabajó el concepto del stress, la manera en que afecta y que las drogas no ayudan a desestresarse.

“Nuestro objetivo final no es ir con el típico eslogan de “No a las Drogas”, sino que los alumnos prefieran decir “Sí a la vida sana, sí a los pasatiempos, sí a las habilidades sociales, sí al autocuidado”. Hay mil cosas que se pueden hacer, sin la necesidad de la droga”, recalca Schiappacasse.

“Lo importante de esto es que buscamos potenciar las habilidades sociales. Está demostrado por investigaciones que las personas que tienen más habilidades de este tipo, son más propensos a no consumir drogas”, agrega. “Y también tiene que haber información fáctica y científica sobre las distintos tipos de droga y con evidencia real, para que los alumnos puedan juzgar por sí mismos”, dice.

DAÑO NEUROLÓGICO EN CEREBROS JÓVENES
Hay dos problemas graves cuando se empieza a consumir marihuana a muy temprana edad. Los estudios señalan que uno de cada seis consumidores a temprana edad, puede terminar con dependencia de la marihuana. Además, está demostrado que el consumo frecuente de esta sustancia en la juventud, produce daños neurológicos, pues algunas partes del cerebro se siguen desarrollando hasta los 25 años, como el hipotálamo y la corteza frontal. El cerebro de un adolescente está en crecimiento y drogarse significa “podar” el cerebro demasiado temprano.

EL ‘PROTOCOLO DE ASISTENCIA Y DERIVACION’

Gracias al acuerdo con SENDA, hoy en día existe un protocolo para que los profesionales que componen nuestro Departamento de Convivencia Escolar, puedan proceder en caso de que existan estudiantes que están consumiendo sustancias ilícitas, el que se denomina “Protocolo de Asistencia y Derivación”.

“Hay que enfatizar que esto significa un apoyo para los alumnos que puedan estar consumiendo, para que no caigan en riesgo de dependencia y así detectar a quienes necesitan apoyo externo. No es una persecución contra ellos, al contrario”, señala Pablo Schiappacasse, sociólogo que ha trabajado directamente en este tema.

“Lo bueno de este protocolo es que distingue muy bien lo que es un problema de salud y lo que es un problema de disciplina. Un problema de salud es que una persona consuma. Y un problema de disciplina, es que esa persona comparta o ande con cosas vinculadas a la droga, por ejemplo en el Colegio. La idea es que al alumno que consume tome por sí mismo las riendas del problema, y que al menos en una primera instancia, reflexione sobre esto. El objetivo final de este protocolo es que los alumnos afectados lleguen voluntariamente donde nuestro sicólogo para tratar su problema”, agrega.

“Son cuatro sesiones, con intervenciones breves, donde se aplican algunos tests, y se analiza la relación y el riesgo que tienen los jóvenes con el consumo. A los jóvenes además se les entrega información fáctica y científica con respecto al consumo de marihuana, alcohol o benzodiazepina”, opina Patricio Sampen, sicólogo de nuestro establecimiento.